martes, 5 de mayo de 2009

El castillo-palacio de los Luna en Illueca

Como ocurre tantas veces con el transcurso del tiempo, el castillo, de impresionante mole rectangular, se asemeja poco a aquel primitivo palacio-castillo del siglo XIV en el que nació, en 1328, don Pedro Martinez de Luna, el futuro Benedicto XIII del cisma, probablemente uno de los primeros hombres del Renacimiento que conoció nuestra historia.


En 1931, casi recién estrenada la II República, el viejo castillo fue declarado Monumento Nacional, aunque ello no impidió que, ya en los años del franquismo, se tapiaran habitaciones, se acomodaran estancias, se expoliaran bienes y materiales, y se dejara caer la cenefa de azulejos que rodearon la fachada.

El castillo es hoy propiedad del Ayuntamiento de Illueca, al que fue cedido en los años 70, deteriorado como nunca, por Cristóbal Martínez Bordíu, marques de Villaverde, que era por entonces su propietario.

En los años 80 se inició por fin la restauración del castillo, aunque el dinero publico fue llegando a golpes y sin mucha diligencia, lo que ha demorado las obras hasta casi nuestros días.

Se han restaurado, así, no sólo los desperfectos, hundimientos y boquetes, sino que se ha recuperado parte de su historia; una interesantísima sala con artesonado mudéjar; la chimenea en ella de yesería; la alcoba privada, supuesto lugar de nacimiento del futuro Benedicto XIII.

El castillo alberga una exposición permanente, "Illueca recupera al Papa Luna".

En un encomiable encuentro entre lo histórico y el uso, el castillo es también sede del Consejo Comarcal de la comarca del Aranda, que encuentra de esta forma un excepcional emplazamiento.

Después de varios meses de pugnas institucionales y de reformas del primitivo proyecto, se ha abierto en el castillo la "Hospedería del Papa Luna", integrada en la red de hospederías de Aragón.

video

Leia Mais…

domingo, 3 de mayo de 2009

El Museo de Miniaturas Militares de Jaca

Hoy en día puede asegurarse que existen museos de casi todo y para casi todo, desde enormes esqueletos del Jurásico a libros escritos en diminutas cajas de cerillas.


Estas instalaciones de Jaca que ahora nos ocupan tienen una especial condición de originalidad, y es que todas sus piezas, más de 35.000, están construidas a escala "H-O" internacional (aprox. 1/87), es decir, son de llamativa pequeñez.

El museo ocupa una respetable superficie, otrora dedicada a dormitorios y áreas de descanso para la tropa.

Asimismo y como no podría ser de otra manera, el museo cuenta con ascensor y servicios para minusválidos, además de los correspondientes espacios dedicados a dirección, recepción y almacenes.

video

Leia Mais…

Cella



En la provincia de Teruel, Cella se puede considerar un pueblo grande, su censo supera las 3000 almas y en los años cincuenta del siglo XX se acerco a los 4000.
Cella se hizo grande aprovechando lo que ese paisaje le ofrecía;cereales, patatas y remolachas, que venían del norte, y madera, procedente de la sierra.
El casco antiguo de Cella se extiende alrededor de los restos del castillo, descendiendo por la suave ladera de una colina.
La fuente es mucho más que una simple afloración de agua, es un punto de encuentro y el mayor orgullo de Cella.
Se trata de un estanque elíptico, con unos ejes de 35 metros y 24 metros y más de 100 metros de perímetro.
La época en la que se descubrió la fuente coincide con la que Cella se incorporó al Reino de Aragón.
En septiembre, los cellanos celebran una fiesta medieval, con la aparición estelar del Cid Campeador.
Otra ruta obligatoria, sin salir del pueblo, es la urbana, que nos ha de conducir, irreversiblemente, al ayuntamiento de Cella, un monumento histórico artístico del Renacimiento turolense.
En cuanto a edificios religiosos, Cella también está bien surtida, aunque el más destacado es la iglesia parroquial del siglo XV y ampliada en los siglos XVI y XVIII.
Sólo por conocer la fuente merece la pena detenerse en Cella, pero hay otros muchos motivos.

video

Leia Mais…