miércoles, 4 de marzo de 2009

Tardienta-Monegros

Descubrimos junto a su propietario, algunos secretos del centro de ocio que comenzó como aeródromo y desde entonces no ha dejado de sorprender con propuestas a cuál más insólita.
A nadie se le ocurriría hoy en Aragón discutir la belleza y las posibilidades turísticas de los Monegros.
Porque si algo está claro es que este recinto es cualquier cosa menos convencional, a imagen y semejanza de su propietario, quien confiesa que ya han sido varios los visitantes que, tras disfrutar de su estancia en Tardienta- Monegros, han continuado su viaje hacia aquella catedral del anuncio de refrescos, construida con chatarra por un solo hombre a lo largo de su vida.
Pero, ¿qué es el Centro de Ocio Tardienta- Monegros? Difícil pregunta para contestar brevemente.

El polifacético propietario del recinto turístico inició su andadura de la siguiente manera: "Todo comenzó hace quince años con el hangar y las clases de vuelo que daba yo mismo, algo que tuve que ir dejando conforme crecía el centro".

"Al Sáhara fui por culpa de Julia Otero", confiesa misteriosamente el empresario, sin querer añadir nada más.

La primera jaima -una especie de tienda de campaña que utilizan los beduinos para guarecerse en el desierto- llegó a los Monegros hace siete años, "cuando aún no se le había ocurrido a nadie", indica.
Dentro del Hotel- Cueva encontramos además una coqueta piscina que, dado que no hay muchas habitaciones, pueden disfrutar los clientes con bastante intimidad y sin los agobios que provoca el gentío.

video

0 comentarios: